656690911 csr.espi@gmail.com

Aburridos de que la radio se haya convertido en un estándar que ofrece siempre los mismos productos testados, con programas completamente encorsetados, llenos de promoción pagada y locuciones rayanas en la doctrina y la linealidad más plana, hemos decidido terminar esta temporada de masalladeorionradio volviendo a los orígenes más iconoclastas de este medio: una radio sin formato, liberada de ataduras comerciales y tendencias…de obviedades.

Una hora de radio como la concibiera en su día Orson Wells, cuyo contenido pretende buscar una línea de pensamiento de la que puedas participar y que, más que entretener, busca crear imágenes en tu cabeza que puedas desarrollar, compartir o terminar una vez acabado el programa.

Para que la experiencia sea completa, hemos hilado una hora de música sobre la que se desarrollarán varias lecturas de un contenido, en ocasiones, agresivo. Ideas sueltas del “Almuerzo Desnudo” de William Borroughs, de “El Hombre en Busca de Sentido” de Viktor Frakl, de las “Estrategias Sobrenaturales Para Montar una Banda de Rock” de Ian Svenonius o de Los Libros de Sangre de Clive Baker, ambientadas en la música de Peter Green “End Of The Game”, Lou Reed “Metal Machine Music”, Soft Machine “VII”, Eloy “Power And The Passion”, Rocky Erikson & The Thirteen Floor Elevators, “Bull of the Woods” o Serge Gainsbourg & Jane Birkin “69”.

Escuha el podcast de música

Todo este envoltorio pretende crear una sensación que mezcle música, historia viva de los músicos y canciones seleccionadas y el vertido de relatos caóticos sobre un escenario estimulante que suscite opinión desde las vísceras. Conceptos que, hilvanados, acaben por provocar reacciones e imágenes controvertidas y percepciones angustiosas del mundo de las drogas, la música, el contexto sociocultural y, a la postre, del ser humano como especie en un entorno que no consigue controlar.

Un relato del terror, entre lo sesudo y poético, que pretende cambiar el rol de radio en directo que adormece y entretiene con productos fuertemente testados y sometidos a permanentes evaluaciones de rendimiento, más cercano al bonzo y al suicidio comercial que a un género para todos los públicos que se pudiera emitir en una radio con repercusión nacional. Por eso, la libertad de hacerlo desde el podcast, permite que este tipo de programas puedan abrirse paso de nuevo, si no es demasiado tarde ya, para remover la consciencia de los radioyentes.

La radio de Orson Wells

La idea del programa tiene su origen en la emisión radiofónica del 30 de octubre de 1938 que llevó a cabo por el cineasta y locutor de radio Orson Wells. Orson intercaba noticias reales y programación estándar con una supuesta invasión alienígena que, aparentemente, estaba sucediendo en directo y que terminaba con la muerte del propio Orson Wells a causa de los gases tóxicos emanados por los invasores. Un experimento sociológico de radio libre que, en realidad, cambió muchas cosas, sobre todo, la forma de hacer radio.

Se estima que, aproximadamente 12 millones de estadounidenses escucharon en directo aquella emisión y, como consecuencia de la alarma que generó, se colapsaron las carreteras, estaciones y comisarias de policía por la estampida de personas que buscaron refugio fuera de las ciudades. Muchos dijeron haber visto a los extraterrestres y, en general, aquella emisión fue uno de los eslabones en los que se enmarcaría posteriormente el control de masas y la redirección de pensamientos a causa de los bulos y actuales fake news.

Nuestra intención es más humilde. Simplemente hemos querido imprimir un efecto que haga pensar a los oyentes del programa para que sean ellos mismos los que generen opinión y perspectiva.

La importancia del caos en la radio y el arte.

Hay quien aventura ya que jamás volverá a haber una revolución hippy, ni un revulsivo punk o rebrote del grunge, que ni siquiera volverán los discos generacionales ni los programas que hagan pensar u ofrezcan un producto que se salga de la línea que asegura el camino de baldosas amarillas de una productora con solvencia económica. Eso se ha acabado. Y lo ha hecho porque ya no se demanda un perfil así en la juventud, que tiene su propio lenguaje y canales al margen de todo lo que pudo haber servido a las generaciones de los 70´s y 80´s.

En 2017, sirva esto como anécdota, di clases de música a un grupo de adolescentes en un taller de rock promocionado por el Ayuntamiento de Alicante. Los chic@s debían seleccionar algunas canciones para tocarlas en un pequeño festival que se haría al final para los padres, amigos y familia. Como fue imposible que compusieran algo todos juntos, terminaron por seleccionar algunas versiones entre las que se encontraba “Smell Like Teen Spirit” de Nirvana. Una canción generacional de los años ´90 (oculta tras el mainstream más repugnante) que eligieron como la canción que les podría definir también a ellos como pléyade generacional de los 2000 para arriba.

Para entendernos, esto es como si nos ponemos a tocar “The Times They Are A- Changing” de Bob Dylan, compuesta en 1965, como el himno definitorio del tiempo que te ha tocado vivir en, más o menos, 1985. Un dato revelador que arroja una conclusión irritante: esos jóvenes no tienen a donde cogerse. El mercado musical actual, anodino y lleno de subproductos irrelevantes que entran y salen con la misma velocidad que sus dedos se desplazan por las pantallas de sus móviles, no ofrece ninguna obra de calado desde hace más de 20 años. Bueno, sí, pero nada relacionado con la música como elemento transformador, más bien como complemento diluido en agua mineral.

La realidad la traen artistas como Madonna, quien con sus reapariciones esporádicas deja claro “lo que hay” en el mundo y, ahora, vitorea a gente como Maluma. Esto es lo que ya está instalado y lo que gusta masivamente a las generaciones en edad de cambiar algo, mantenerlo o, como es el caso, no hacerle ni puto caso, porque la música, lo queramos o no, al igual que la radio, ya no son canales que afecten a nadie. Son solo elementos añadidos a una interminable lista de recursos de recreo. Uno más, ni mejor ni peor… (seguramente peor porque contravienen dos reglas básicas de los nuevos tiempos: duración excesiva, poco dinamismo y obligación de escucha activa: los tres “mumos” más terroríficos nuestros tiempos.

Es por esto que, aunque sea por un instante, debemos dejar de seguir los convencionalismos y hacer lo que nos de la real gana. Sólo así se consigue, al menos, haber hecho lo que de verdad te gusta y dejarlo ahí para que, dentro de 150.000 años, un tipo con una escafandra le diga a un otro con forma de tentáculo: “menuda mierda hacían estos en el siglo XXI”. Si esto es así, todo habrá merecido la pena.

Déjate un like, un comentario o no dejes nada de nada; ya lo hará el tipo de la escafandra por ti dentro de 7.000 años. No obstante, y pese a todo, es en estos momentos cuando recuerdo las sabias palabras que usó Jorge Javier Vázquez para defender la dudosa impronta de los bodrios televisivos que ofrece en televisión: “si yo he sido capaz de hacer esto creciendo con los “Payasos de la Tele” y el “Un, Dos, Tres”, de qué serán capaces los chic@os que lo están haciendo con programas como “El Tomate” o “Hombre, Mujeres y Viceversa”. Al tiempo…

Escucha más podcast en mi blog

Listado de canciones y lecturas del podcast

  1. Peter Green: “End Of The Game” – reflexión sobre Peter Green y su música
  2. Peter Green: “Descending” – lectura de un extracto de “El Almuerzo Desnudo” de William Borroughs
  3. Lou Reed: “Metal Machine Music” – reflexión sobre Lou Reed, lectura de Ian Svenonious “Estrategias Sobrenaturales Para Montar un Grupo de Rock”
  4. Robert Wyatt: “Las Vegas Tango” – poema de Gean Genet
  5. Soft Machine: “Penny Hitch” – poema de Luis Alemany, lectura de Victor Frakl “El Hombre en Busca de Sentido”
  6. Rocky Erikson 6 Thirteen Floor Elevators: “MAy The Circle Remain Unbroken” – reflexiones sobre Roky Erikson, lecturas de Ian Svenonious “Estrategias Sobrenaturales Para Montar un Grupo de Rock”
  7. Amon Duul: “La Krautoma” – reflexiones sobre Amon Duul, lectura de  Ian Svenonious “Estrategias Sobrenaturales Para Montar un Grupo de Rock”
  8. Eloy “The Bells of Notredame” – reflexiones sobre el Krautrok y Francia, lectura de Viktor Frakls “El Hombre en Busca de Sentido”
  9. Serge Gainsbourg & Jane Birkin: “69”: reflexiones sobre Serge Gainsbourg, lectura de los “Libros de Sangre” de Clive Baker
  10. Transanlantic: “Grand Finale”

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies